Confort de alto vuelo

Con mayor espacio interior, un serv icio renovado y la promesa del viaje más silencioso del mundo, Lufthansa relanzó su primera clase, a bordo de los nuevos airbus a 380. Siguiendo los consejos de sus propios pasajeros, los resultados están a la vista.


A lgunos axiomas nunca cambian. Así parece haberlo entendido Lufthansa cuando decidió renovar por completo la first class, aprovechando su nueva flota de Airbus A380. Arquitectos, ingenieros, diseñadores, todos tuvieron que dar un paso al costado en

este proceso donde la opinión que más pesó fue la de los propios pasajeros. Quiénes mejor que ellos para decidir sobre sus preferencias. Y como el cliente siempre tiene la razón, la lista de demandas fue cumplida en su totalidad por parte de la empresa. La primera solicitud fue mayor amplitud en la cabina, por eso Lufhtansa desarrolló un único ambiente de diseño abierto y amplias proporciones. Con líneas simples y colores sutiles lograron una atmósfera más luminosa y acogedora.

En el sentido opuesto de otras compañías como Emirates o Singapore Airlines, la aerolínea alemana rechazó intencionalmente la creación de compartimientos individuales. Durante eventos, pruebas y encuestas a bordo, los clientes insistieron en no perder el ámbito social que siempre tuvieron. No obstante, gracias a una pantalla fl exible, todos pueden determinar el grado de privacidad que deseen; sobre todo a la hora del descanso.

Sin compartimientos superiores, el A380 ofrece una mayor cantidad de espacio. A cambio, cada pasajero tiene un armario individual con llave para su equipaje de mano y prendas de vestir, además de la siempre práctica opción de guardarlo debajo del asiento.

El segundo must de la lista fue el confort de los asientos. De reciente desarrollo, las butacas
del A380 resultan una buena combinación de ergonomía con comodidad. Sus dimensiones, de 2,07 metros de largo por 80 centímetros de ancho, las transforman en una verdadera cama a bordo.

Hoy, Lufthansa afi rma tener “la primera clase más silenciosa del mundo”. Para ello tuvieron que instalar un set de cortinas, material aislante especial y un alfombrado absorbente que bloquea los sonidos de las pisadas. Así, la atmósfera les permite a los pasajeros olvidar que están en pleno vuelo. A esto se suma un nuevo sistema de humidifi cación de aire (el primero de su tipo en instalarse en un avión comercial), y el concepto de iluminación autorregulable conforme a la hora del día.

“El A380 ofrece una experiencia de viaje de primera calidad. Sus dimensiones y sus características de vuelo transforman el viajar en esta aeronave en una experiencia realmente única. El excepcional y exclusivo concepto de la Primera Clase, diseñado conforme a los deseos y necesidades de nuestros pasajeros, es realmente impresionante”, se enorgulleció Thierry Antinori, miembro del directorio de Lufthansa Aerolíneas Alemanas y responsable de marketing y ventas.

El 6 de junio, desde el aeropuerto de Francfort (Oeste) despegó el primer vuelo comercial. Destino final: Johannesburgo, Sudáfrica. A bordo: la selección alemana de fútbol, junto con la delegación oficial y una sola ilusión: la Copa del Mundo. Sobre pronósticos para la final, no hubo comentarios. Lo que si se sabe es que Philipp Lahm, Thomas Müller y Lukas Podolski no pudieron resistir la tentación de festejar a cuenta y brindaron con una exquisita copa de Pieper-Heidsieck Cuvée Rare, el multipremiado espumante francés de la localidad de Reims. Justo el último ítem de la exigente lista de demandas que los pasajeros le habían entregado a la aerolínea para su nueva first class.

COCINA ALEMANA

Desde de marzo de 2010, los pasajeros que vuelan por Lufthansa desde San Pablo, Buenos Aires y México con destino a Alemania pueden disfrutan de selectas especialidades preparadas por Alfons Schuhbeck, el star chef de la compañía. Además de los menúes sudamericanos, ofrecen platos a la carta de cocina alemana: carne a la cebolla con verduras de primavera y puré de patata y apio, o fi ambre de gallo en gelatina con patatas asadas, o crema de sémola a la vainilla con fresas y cítricos, entre otras exquisiteces.


ROOMIN Nº15

Viajes Extraordinarios